Escándalo de emisiones en híbridos enchufables

Este mes nos hacemos eco de una publicación realizada por Transport & Environment, una de las federaciones europeas líderes en campañas a favor de la movilidad sostenible y descarbonización del transporte. Transport & Environment señala que los gobiernos europeos deberían finalizar los subsidios económicos e incentivos fiscales de los coches hibridos enchufables debido a que emiten más gases contaminantes del que se anuncia en el proceso de homologación.

Para llegar a esta conclusión, se han analizado los modelos BMW X5, Volvo XC60 y Mitsubishi Outlander evaluándose en tres escenarios distintos de conducción: con la batería eléctrica llena, con la batería completamente descargada y en modo de recarga de la batería.

Con la batería completamente cargada, los híbridos enchufables contaminaron entre un 28% y un 29% más de lo anunciado. Con la batería descargada, multiplicaron entre tres y ocho veces más de lo estipulado en las cifras oficiales. Cargando la batería, la contaminación fue entre tres y 12 veces más de la prevista. Esta última es la modalidad más común a medida que los conductores necesiten recargar las baterías antes de usar el modo eléctrico para poder entrar en zonas de bajas emisiones.

La empresa independiente Emission Analytics, especializada en la medición de emisiones contaminantes, se ha encargado de efectuar el estudio, constatando que los tres modelos superan las cifras oficiales estipuladas en todos los momentos de la conducción.

«Los híbridos enchufables son coches eléctricos falsos, pensados para las pruebas en laboratorio y obtención de incentivos fiscales, pero no para la conducción real», señalan los responsables de Transport & Environtment en España.

Desde nuestro blog nos sumamos a esta petición debido a que no existen razones de peso para que los híbridos enchufables tengan este tipo de ventajas para que se les concedan etiquetas ECO de DGT. En el mercado existen coches diésel que con los innovadores sistemas de filtro de partículas, SCR e inyección de AdBlue®, emiten menos contaminantes de CO2 y NOx a la atmosfera cumpliendo con las normas europeas.