Nuevo caso de manipulación del Adblue® descubierto en Navarra.

Aunque para muchos conductores el Adblue® y la tecnología SCR han sido un descubrimiento reciente, en el campo de los vehículos profesionales dedicados al transporte, este sistema para reducir sus emisiones se convirtió en imperativo hace ya una década.

En camiones como los de transporte, de basura y camiones de bomberos y también en vehículos de trasporte de pasajeros (autobuses), el uso del Adblue® es ya absolutamente generalizado y necesario para ajustarse a la normativa europea. Desde 2006, todos los vehículos fabricados de este tipo, incorporan la tecnología SCR y el depósito Adblue®, que debe rellenarse puntualmente puesto que el vehículo no permite el arranque del motor si este depósito se encuentra vacío.

La existencia de prácticas fraudulentas.

Sin embargo, a pesar de que, como ya vimos, los costes de mantenimiento de este sistema no son elevados, es en estos sectores que realizan un uso intensivo de sus vehículos donde se han detectado algunas situaciones irregulares.

Son ya varios los controles policiales en los que se han detectado vehículos manipulados con emuladores que pretenden falsear el uso del Adblue®. Estos sistemas simulan que se inyecta eladitivo cuando en realidad no lo hace y por tanto se impide el correcto funcionamiento del sistema de reducción de emisión de gases contaminantes.

Los emuladores son pequeños dispositivos electrónicos que se insertan en un puerto USB del vehículo y manipulan el ordenador de abordo. El último caso, descubierto esta misma semana por la Policía Foral de Navarra en Imarcoain, enfrenta al conductor a una posible sanción de hasta 9.000€.

Los fabricantes de camiones europeos ya han manifestado en diferentes ocasiones su preocupación ante esta problemática. La Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA) se ha mostrado enérgicamente a favor de se que prohíba la publicidad, venta y uso de cualquier dispositivo que permita manipular los sistemas de control de emisiones de sus flotas. Sin embargo, en internet sigue siendo sencillo encontrar anuncios para adquirir este tipo de instrumentos y a un precio muy bajo.

No obstante, se hace necesario recordar que, además del peligro de incurrir en infracciones legales que acarrean importantes sanciones y además del perjuicio para el medioambiente, manipular los sistemas de Adblue® o incluso utilizar aditivos de dudosa calidad, puede derivar en problemas futuros en el vehículo, cuando el catalizador empieza a fallar o cuando el sistema SCR se atasca por la cristalización de la urea.