Protocolos anticontaminación en las distintas ciudades españolas.

Como hemos visto anteriormente en nuestro blog, la evolución de diferentes leyes relacionadas con la calidad del aire y las regulaciones de tráfico, han tenido como consecuencia el establecimiento en algunas ciudades españolas de sistemas de medición y control de los niveles de contaminación en el aire y de protocolos de actuación ante niveles elevados que nos sitúan ante los umbrales de alerta para la salud humana.

Madrid.

Madrid fue el primer ayuntamiento en contar con un protocolo específico. La capital cuenta desde el pasado enero de 2016 con una normativa detallada que establece las diferentes actuaciones en caso de detectarse niveles altos de contaminación. La normativa divide la ciudad en varias zonas, sobre las que se llevan a cabo mediciones continuas y en tiempo real. Cuando en dos o más zonas se superan los límites establecidos de prealerta, se van activando los diferentes niveles de actuación, que van desde reducciones obligatorias en la velocidad permitida en determinadas vías hasta restricción de la circulación al 50% de los vehículos (según la terminación de la matrícula), pasando por prohibiciones de estacionamiento en el área metropolitana.

En Noviembre y Diciembre del pasado año ya se pusieron en marcha algunas de estas medidas. Y en estos días de octubre se está repitiendo la situación, favorecida por las condiciones climatológicas (ausencia de viento y lluvias en la capital).

La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha una web con información detallada para los ciudadanos, así como aplicaciones para móvil o sistemas de avisos a través de mensajería móvil.

Barcelona.

Barcelona activó a finales de 2016 su protocolo de contaminación reduciendo el límite de velocidad en las vías rápidas de algunas zonas y ha presentado el pasado septiembre las nuevas medidas que serán de aplicación en casos de elevada contaminación a finales de este año. Con las nuevas medidas, el acceso de determinados vehículos privados a la ciudad se verá restringido y el transporte público será más económico.

Cabe destacar en este caso que, en episodios de contaminación, los coches sin la etiqueta ecológica de la DGT tendrán prohibido circular por la zona interior que abrazan las rondas. Esta medida temporal pasará a ser permanente a partir del 1 de enero de 2019, dejando a estos vehículos fuera de la circulación. Los propietarios de estos vehículos se verán compensados si desguazan sus coches (y no compran otro automóvil) con una tarjeta gratuita para el transporte público en Cataluña con una validez de tres años.

Otras ciudades españolas.

Otras ciudades que han puesto en marcha medidas para contrarrestar los niveles de contaminación del aire son Palma de Mallorca y Vitoria (que han restringido el tráfico en el centro de las ciudades), Valladolid (que cuenta con un Plan de Acción en situaciones de alerta por contaminación del aire urbano desde febrero de este año), o Valencia (que está actualmente redactando un protocolo de emergencia frente a la polución atmosférica).

Es de esperar que otras ciudades con niveles altos de contaminación (como Murcia, Córdoba o Granada) se vayan sumando a esta tendencia y desarrollen sus propios protocolos específicos de actuación.

Además de las medidas restrictivas que hemos visto por ejemplo en Madrid, quizá la medida más sorprendente es la anunciada en Barcelona que prohibirá la circulación a los vehículos más contaminantes dentro de su área metropolitana. Para los coches diésel, incluidos los vehículos de uso privado, será cada vez más imprescindible contar con tecnología SCR (Reducción Selectiva Catalítica) y el uso adecuado del aditivo Adblue®.